Acerca de mí

  Fiorella Chiara De Ferrari Morello

FDF_Matri_Koni_recortado - Copy (2) Mis antepasados aventureros: Nací en Lima, Perú, de padre Italiano y madre Argentina. Ambos hijos de inmigrantes italianos. Mi abuelo Alfredo De Ferrari junto a su esposa María Dondero, nacida en Pennsylvania, USA, vinieron con su hijo Aldo a fines de los años 20 desde Génova y se establecieron en el Callao, lugar donde gran parte de los Ligures se afincaba en el Perú, gente de mar que se quedaba al lado del mar. Mis abuelos maternos llegaron al puerto de Buenos Aires, desde la 01región del Friule Venezia Giulia, también a fines de los años 20. En esa ciudad nacería mi madre, Lillian. Es una larga historia de cómo mis abuelos Fortunato Morello y Marianna Liut llegaron a Lima. Un detalle: el hermano mayor de mi abuela Marianna, Elía Liut, pionero de la aviación, fue héroe italiano de la I Guerra mundial y piloto que conquistó el record aéreo de velocidad en 1919; fue el primer aviador que realizó la travesía de los andes del Ecuador y fundador de la Escuela de Aviación Ecuatoriana. El ser caminante ¡o volador! corre en la familia…

 

Mi pasión por los estudios: Mis padres con gran orgullo me pusieron, junto a mi hermana mayor, Patrizia y luego la menor, Liliana, en un colegio donde las niñas limeñas se educaban bien con religiosas norteamericanas. A pesar que sufrí por la rigidez del sistema, a estas buenas religiosas les estaré siempre agradecida por haberme despertado el interés del aprendizaje. Al tercer año de estudios, en la Pontificia Universidad Católica del Perú, luego de haber concluido los estudios en Letras y Humanidades para 02continuar en Literatura y Filosofía, un profesor de Filosofía, me introdujo al método Montessori. Quedé impactada por este enfoque educativo. ¡Partí para Perugia, Italia, a estudiar en el Centro Internacional Montessori! Luego de practicar tres meses en un Jardín de Infantes en San Luis, Misuri, USA, confirmé mi intuición inicial: me apasionaba el enfoque y quería un día aplicarlo en un proyecto educativo con niños carenciados. Más tarde lo realicé con el proyecto Caritas Felices en zonas marginales de Lima. De San Luís, me fui a Washington D.C., capital de la diplomacia contemporánea, a estudiar Relaciones Internacionales con especialización en América Latina en la George Washington University. ¡Después de todo, el mundo era “mi mundo”! Empecé una maestría en Georgetown University en estudios Latinoamericanos, pero por diversas circunstancias personales y con gran dolor mío, no pude terminarla. Estos estudios fueron una excelente preparación para mis futuros trabajos que abarcarían toda América Latina con CELUNI y Radio María. Los años pasaron, y finalmente se presentó la oportunidad de seguir con la carrera que había deseado hacer desde mi adolescencia. En la Pontificia Universidad Gregoriana, Roma, encontraría los estudios que darían síntesis a mis intereses y orientación de vida: comunicar la Fe, con una Licenciatura en Ciencias Sociales con la especialización en Medios de Comunicación Social.

 

P. Justo_Dic 2007 - Copy
Padre Justo

Mi camino de Fe: María ha estado siempre presente en mi vida: de niña aprendí a rezar el rosario junto a mi madre, a mi abuela y a mi tía. Ver a estas tres buenas mujeres orando juntas, me dejó un gusto dulce por la
oración. Desde pequeña vi sacerdotes visitarnos los domingos a casa. Había sido bautizada por el Nuncio Apostólico, a quién habían conocido mis padres, en la nave retornando de Italia junto a sus dos primeros hijos pequeños (mi hermano Alfredo y mi hermana Patrizia), luego de haber vivido cuatro años en Génova. El sello de la espiritualidad jesuita nos vino de la educación que tanto mi padre como mi hermano recibirían en el Colegio de la Inmaculada en Lima, Perú. En mi adolescencia dos personas enrumbaron mi inclinación a la espiritualidad y al compromiso social católico: el p. Angel G. Alorda, Jesuita formado en producción televisiva (quién me aconsejaba: ten una sólida preparación y luego estudia Comunicación) y Chabuca Velazco, tía de una amiga, una laica dedicada al servicio de chicas marginadas y a la enseñanza de religión. Moriría relativamente joven de un cáncer pero hasta el último momento no dejó de alegrarnos y de amarnos. Más tarde, la Madre Rosa Urrutia, Compasionista, y el p. Justo G. Tarrío S.J. serían mis acompañantes espirituales, siendo pilares de sabiduría en mi vida.

04
Basílica de Santa María de los Ángeles, Asís

Finalmente encontré mi geografía espiritual en el Movimiento Contemplativo Mariano de Soledad Mariana, fundado por el Abad General emérito de la Orden Cisterciense, Trapenses, Bernardo Olivera, en Buenos Aires, que se concretizará junto a mi amiga Silvana Boschieri, en la Pequeña Comunidad de la “Porziuncola del Cuore”, en la web, donde en comunión orante somos eslabones de amistad, geográficamente distantes y espiritualmente unidos.

Todo parece muy simple, pero nada fue tan simple… Fui una caminante, buscadora de la voluntad de Dios en mi vida y buscando tuve aciertos y errores… auto engaños y confirmaciones en la fe…porque los frutos hablaron de por sí.